Dormir bien para aprender mejor

¿Sabías que muchos de los niños que no prestan atención a sus clases mejorarían su rendimiento académico con sólo dormir el tiempo suficiente? 

Cuando los niños son privados del sueño con regularidad, se originan problemas de comportamiento y de salud.

Vivimos en una época donde la rutina, los trabajos demandantes y los dispositivos electrónicos sobre estimulan los sentidos tanto de adultos como de niños, los padres debemos conformarnos con dormir entre 5 y 6 horas diariamente.

Queremos que nuestros hijos duerman el tiempo necesario para que disfruten de todos los beneficios del sueño: mayor concentración, mejora del comportamiento, el aprendizaje, la memoria, la regulación emocional, la calidad de vida y la salud mental y física pero, ¿cómo lograrlo?

Sabemos que las necesidades del sueño varían dependiendo de los niños, la Academia Estadounidense de la Medicina del Sueño, creo pautas para ayudarte a determinar si tus hijos duermen lo suficiente para desarrollarse de manera óptima, jugar y aprender.

Tiempo recomendado de sueño para los niños dependiendo su edad

EDAD

Tiempo de sueño recomendado en 24 horas.

Bebés: 4 a 12 meses

12 a 16 horas (incluyendo siestas)

Niños pequeños: 1 a 2 años

11 a 14 horas (incluyendo siestas)

Edad preescolar: 3 a 5 años

10 a 13 horas (incluyendo siestas)

Edad escolar: 6 a 12 años

9 a 12 horas

Adolescentes: 13 a 18 años

8 a 10 horas

¿Cómo lograr que mi hijo duerma el tiempo suficiente si nuestro estilo de vida es tan agitado?

Puede parecer difícil pero la rutina es parte importante para alcanzar la meta, estas recomendaciones te ayudarán a establecer buenos hábitos del dormir bien:

  • Dormir bien debe ser una prioridad para tu familia.
    Da un buen ejemplo a tus hijos, muéstrales que dormir bien es parte de un estilo de vida sano, como comer bien y hacer ejercicio con regularidad.

 

  • Establece rutinas.
    Si establecen la misma hora para despertarse, para las comidas, para la siesta y para jugar, les ayudará a que la hora de dormir sea fácil para ellos.

 

  • Supervisa el tiempo que pasan frente a una pantalla.
    Los expertos recomiendan no tener televisores, computadoras, teléfonos y tabletas en la habitación de los niños, especialmente en la noche. Para prevenir interrupciones del sueño, apaga todas las pantallas por lo menos 60 minutos/1 hora antes de dormir. (Si apagas tu teléfono estarás dándoles un excelente ejemplo).

 

  • Establece un entorno seguro para dormir.
    Baja la intensidad de las luces antes de ir a dormir, controla la temperatura tu hogar, cenen de forma ligera y temprano, de esta forma estarás enviándoles indirectamente una señal de que la hora de dormir se acerca.

Sabemos que cada familia es diferente, adapta tus horarios y dale prioridad a los buenos hábitos, de esta forma cultivarás en tus hijos esa semilla del buen dormir que les será muy beneficiosa en el futuro.